En el marco de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Panamá 2019, el Papa Francisco confesó a algunos jóvenes presos del Centro de Cumplimiento de Menores Las Garzas de Pacora, una localidad ubicada a unos 40 kilómetros de la capital panameña.

El Santo Padre confesó en total a cinco jóvenes, cuatro hombres y una mujer.

El Pontífice también tuvo la oportunidad de saludar a 30 jóvenes que fueron quienes elaboraron los confesionarios ubicados en el Parque del Perdón para que los peregrinos de la JMJ puedan recibir el sacramento de la Reconciliación.

En total, indicó la Oficina de Prensa del Vaticano, fueron 180 los jóvenes que participaron de la liturgia penitencial.

El pasado 18 de enero, el Director Interino de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, explicó que “es la primera vez que en una JMJ se lleva a cabo una liturgia penitencial dentro de una cárcel” y explicó que “el Papa quiso tener una atención especial con estos jóvenes que no pueden salir para participar”.

El Centro de Cumplimiento de Menores Las Garzas de Pacora fue establecido en 2012 y tiene en total 192 jóvenes internos.

Este lugar ofrece un programa completo de reintegración, que incluye la participación de seminarios organizados por el Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano (INADEH).