La diócesis de Mallorca (España) ha pedido que se rece especialmente por la situación en Nicaragua mientras dura el conflicto y ha convocado una jornada de oración para el próximo lunes 23 de julio.

“Ante las imágenes de violencia y persecución que llegan desde Nicaragua, el Obispo Sebastià Taltavull, en nombre de la Diócesis de Mallorca, hace un llamamiento a la solidaridad y la oración por el pueblo y los cristianos de este país”, aseguran en un comunicado desde la diócesis.

Además animan a “ser sensibles a su dolor y a elevar al Señor fervientes oraciones para que llegue muy pronto a una solución que conduzca a la normalidad de una convivencia en paz”.

Por eso tanto el Obispo como los fieles de la diócesis se unen “a todos los que están presentes en Nicaragua y están ayudando a la población desde la educación, la caridad y otras acciones solidarias, especialmente por la proximidad diocesana con ellas, las religiosas de la Congregación de la Pureza de María que allí trabajan”.

En el comunicado pide también que mientras dure el conflicto, “la oración de los fieles de estos días y especialmente en las misas dominicales y en casa se tenga presente esta situación y se rece por los hermanos de Nicaragua que sufren persecución”.

De esta manera, el próximo lunes 23 de julio tendrá lugar una vigilia de oración en la basílica de San Miguel y santuario de la Virgen del a Salud, para “orar juntos, como comunidad diocesana, por esta misma intención”.

En el mensaje enviado recuerdan que “hace semanas el Papa Francisco lamentó la violencia en Nicaragua y ha pedido el diálogo para superar la crisis que está viviendo este país”.

“Conocemos la parte activa que ha tomado la Iglesia católica, con sus obispos, sacerdotes y laicos cristianos al frente, encabezando manifestaciones y llamando al diálogo. Son los primeros que han recibido la represión siendo víctimas de persecución, agresiones, daños físicos y coacciones de todo tipo, dejando más de 350 muertos en menos de dos meses”, subrayan desde la diócesis de Mallorca.