La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), pidió que el Diálogo Nacional se instaure lo más pronto posible y afirmó que su objetivo debe ser “revisar el sistema político de Nicaragua desde su raíz, para lograr una auténtica democracia”.

“Creemos que el objetivo de este Diálogo Nacional debe de ser ‘revisar el sistema político de Nicaragua desde su raíz, para lograr una auténtica democracia’”, así como esclarecer “las dolorosas muertes sufridas durante las manifestaciones universitarias”, expresaron los obispos en un comunicado emitido el 3 de mayo.

En el texto, los obispos recordaron que tras los hechos de violencia ocurridos durante la tercera semana de abril, el presidente Daniel Ortega solicitó al Episcopado ser mediador del Diálogo Nacional al que convocó el domingo 22.

Luego de una “profunda oración y reflexión”, indicó la CEN, los obispos aceptaron el 24 de abril ser mediadores y testigos, “planteándole al Gobierno la necesidad de crear un ambiente y condiciones básicas e idóneas”, que incluyen la liberación de los jóvenes detenidos durante las manifestaciones y revocar las reformas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) que provocaron las protestas.

También se solicitó buscar a los desaparecidos, para lo cual “los organismos de Derechos Humanos nos han presentado listas preliminares”; así como “una agenda abierta para los sectores involucrados directamente en el diálogo y una propuesta inicial de dichos sectores con algunos actores”.

Además de ofrecer el Seminario Interdiocesano “Nuestra Señora de Fátima” como posible sede del Diálogo Nacional, la CEN pidió a los sectores que estarán involucrados, pronunciarse públicamente y “elegir su agenda a ser planteada en la mesa plenaria”.

“Hacemos un llamado a nuestro pueblo católico a intensificar la oración por este momento histórico y pedir la luz del Divino Espíritu para nosotros sus pastores”, añadieron los obispos.

Asimismo, anunciaron que “al mes de haber iniciado el Diálogo Nacional haremos un alto para valorar la voluntad, la implementación y el cumplimiento serio y real al que hayan llegado las partes”.

“Si los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua evaluamos que no se están dando estos pasos, informaríamos al pueblo de Dios a quienes acompañamos y les diríamos que así no se puede seguir y que no se pudo”, expresaron.

En su comunicado, la CEN invitó a “abrir nuestros corazones a la buena voluntad para que ‘las cuestiones abiertas sean resueltas pacíficamente y con sentido de responsabilidad’, como exhortó el Papa Francisco en el Ángelus del domingo 22 de abril de 2018”.