El Papa Francisco volvió a pedir un mundo “sin armas nucleares” después de rezar el Ángelus desde la ventana del Palacio Apostólico ante miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro.

El Pontífice durante el rezo del Ángelus. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

Aprovechando la entrega del Premio Nobel por la Paz a la Campaña Internacional para abolir las armas nucleares, el Santo Padre hizo notar la coincidencia de este hecho con la Jornada de las Naciones Unidad para los Derechos Humanos. “Y esto subraya la fuerte unión entre lo derechos humanos y el desarme nuclear”.

“Comprometerse en la tutela de la dignidad de todas las personas, de modo particular de aquellas más débiles y en desventaja, significa también trabajar con determinación para construir un mundo sin armas nucleares”, afirmó.

El Papa también expresó que “Dios nos dona la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común: tenemos la libertad, la inteligencia y la capacidad de guiar la tecnología, de limitar nuestro poder al servicio de la paz y hacia el verdadero progreso”. 

Publicado originalmente por ACI Prensa