Un llamado a ser misericordiosos con los demás realizó monseñor Rolando Alvarez, durante la celebración Eucarística con la que se clausuró la “Ruta de la Divina Misericordia” en la parroquia consagrada a la Misericordia, situada en Sébaco.

La imagen puede contener: 8 personas, multitud, barba y exterior

La imagen puede contener: 11 personas, interior

Luego de haber participado en la caravana y en la peregrinación la feligresía se unió a la celebración, en la que monseñor Alvarez dijo que las fiestas pascuales son las festividades de los testigos de Cristo Resucitado, por eso la Iglesia celebra 50 días de pascua concluyendo en Pentecostés testificando que el sepulcro está vacío, “50 días porque no basta uno para proclamar que a nuestro Señor no lo ha vencido la muerte sino que ha salido vencedor, estos son días de algarabía que nos conmueve hasta los mas profundo porque si Cristo no hubiese resucitado vana sería nuestra fe, pues no habría razón para creer, sería un Dios aprisionado por la muerte, si Jesús no hubiese resucitado no habría nada que celebrar”.

La imagen puede contener: 5 personas, personas de pie

La imagen puede contener: 7 personas, personas de pie, multitud e interior

El Prelado agregó que las fiestas pascuales nos convierten en testigos del Resucitado, porque el Señor dice: “Vayan por todo el mundo a anunciar lo que han visto y oído”. “Hermanos, la Iglesia discípula se deja educar y transformar por el maestro, luego se hace misionera anunciando lo que ha visto y oído. Esta es una Iglesia a como decía el papa Pablo Vl de evangelizados y evangelizadores, la auténtica Iglesia es de hombres y mujeres que como la Magdalena se convierten en testigos del Resucitado anunciando lo que han vivido”.

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

La imagen puede contener: una o varias personas y personas sentadas

También señaló que la Divina Misericordia enseña como ser testigos veraces ante el mundo que no sabe ni conoce que el Señor ha resucitado y ante el mundo que nos ven como locos, “porque el mayor, grande y fuerte testimonio es vivir la experiencia de la Misericordia, sin cálculo de consecuencias como Jesús que sin medida da la vida por nuestra redención, él tiene un amor incondicional que ni si quiera todos nuestros pecados unidos son capaces de destruir su misericordia por nosotros. No olvides que si grande es tu pecado, mayor es el amor que Dios te tiene, pues no permite que ninguna fuerza pecaminosa sea capaz de vencer su misericordia”, expresó.

La imagen puede contener: 4 personas, personas de pie e interior

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie

El Obispo además aseguró que el demonio tiene la batalla perdida porque aunque se caiga en pecado, mayor es el amor de Dios, “por lo tanto una vez hecha la experiencia de amor con el resucitado lo único que debemos dar es la Misericordia, yo no tengo nada que ofrecer sino la Misericordia, por eso quiero que como Iglesia diocesana entendamos que lo único que debemos dar al mundo como testimonio del Resucitado es la Misericordia del Padre, por eso no se cansen de ser misericordiosos; si tu hermano te da la mejía ofrecele la otra, no actuemos según la ley del talión porque en ¿cuál estamos en el antiguo o en el nuevo testamento?”.

La imagen puede contener: 5 personas, personas de pie

La imagen puede contener: 4 personas, personas de pie e interior

En este punto dijo que una Iglesia de testigos es misericordiosa, pero ¿dónde encontramos las fuerzas para ser misericordiosos? Esas fuerzas para ser misericordiosos con los demás y ser testigos del Resucitado las encontramos en las llagas de Cristo, por eso no en vano el texto evangélico proclamado el segundo domingo de pascua insiste que el Señor muestra sus llagas en dos ocasiones… Si queremos descubrir el secreto de amor del Resucitado contemplemos sus llagas y vayamos como Tomás a meter los dedos en sus agujeros y las manos en su costado y así hallaremos fuerzas de vida y misericordia para los hermanos, en las llagas del Resucitado encontramos sanación, liberación y santificación, por lo tanto un pueblo que descubre esto, es un pueblo invencible… Nuevamente les pregunto: ¿Están dispuestos a meter sus dedos en los agujeros y las manos en su costado? Háganlo y verán la gloria de Dios”, concluyó.

La imagen puede contener: 6 personas, personas en el escenario, personas tocando instrumentos musicales y guitarra

La imagen puede contener: una persona, interior

De esta forma la parroquia Divina Misericordia que es dirigida por el padre Francisco Reyes, celebró sus fiestas patronales, que se extendieron por varios días desde el rezo del novenario y el triduo que se desarrolló en los barrios.

Publicado originalmente por Diócesis de Matagalpa

La imagen puede contener: una persona, de pie